Polígono 4 Julia Seoane Ageitos y María Astorga

Carteles de neón

El puerto de A coruña siempre ha sido un punto clave respecto a la comunicación de la ciudad con el mundo exterior, no solo convir􏰀éndola en una gran urbe comercial, si no también formando un puente con otros lugares, culturas y formas de vivir. Con hombres que llegaban de diferentes des􏰀nos por diversos mo􏰀vos y que acababan, por el reclamo de las voces silenciosas y los colores brillantes de los neones y carte- les de mujeres que ofrecían su cuerpo, 􏰀empo y compañía, celebrando la llegada a la ciudad en algunas de sus calles más contradictorias.

En el Papagayo se hablaba un idioma universal, que no necesitaba de letras ni pala- bras para entenderse.

El de la libertad; y la opresión.